Find and Support Your Local United Way

Salud

Nuestro trabajo en salud

United Way aborda los problemas apremiantes de salud y atención médica que enfrentan las comunidades de todo el país.

Comunidad a comunidad, las organizaciones United Way y sus socios apuntan a problemas como obesidad infantil, cobertura del seguro médico, calidad de la atención médica, vacunas en la niñez, abuso de sustancias, violencia familiar, salud bucal u otras preocupaciones de atención de salud expresadas por su comunidad. Trabajamos para mejorar la salud de nuestro país y hemos establecido un objetivo audaz dentro los próximos 10 años para ayudarnos a lograr esta mejora.

Gracias a su ayuda, United Way trabaja para aumentar un tercio la cantidad de jóvenes y adultos que gozan de buena salud y evitan comportamientos peligrosos. Lograr este objetivo requiere que todos nosotros tomemos conciencia de los riesgos para la salud y los posibles efectos que tienen en nosotros y en los demás, comenzando desde antes del nacimiento.

Además, trabajar para modificar políticas y prácticas, como extender la cobertura de atención médica, permitirá a más personas vivir de forma más saludable.

CÓMO MEJORAR LA SALUD DE LOS NIÑOS Y LOS ADULTOS   

  • Aumente un tercio la cantidad de jóvenes y adultos que gozan de buena salud y evitan comportamientos peligrosos
  • Para el año 2018, el porcentaje de jóvenes que gozan de buena salud y evitan comportamientos peligrosos aumentará del 34% en 2005 al 45% en 2018, eso implica 1.9 millones más de jóvenes saludables.
  • El porcentaje de adultos (18 años y mayores) que gozan de buena salud y evitan comportamientos peligrosos aumentará del 35% en 2005 al 47% en 2018, eso implica 29.2 millones más de adultos saludables.

La salud está estrechamente relacionada con la educación y los ingresos. Una buena salud permite que los niños aprendan mejor y que los adultos aumenten sus ingresos a través de un trabajo productivo. Por otro lado, los problemas de salud a menudo hacen que los niños falten más veces a la escuela (un indicador de deserción escolar en la escuela secundaria), y los adultos al trabajo. Para explayarnos aun más, los trabajos a nivel principiante y con pagos inferiores con frecuencia no cuentan con beneficios médicos. Generalmente la falta de cobertura de atención médica significa que la atención primaria (tan importante para prevenir o tratar una enfermedad antes de que se agrave) es un lujo inalcanzable. Una enfermedad grave sin un seguro médico o con una cobertura insuficiente ha llevado a miles de estadounidenses a una crisis económica. Cincuenta por ciento de las quiebras en 2005 y 2006 fueron generadas por deudas médicas.

Los indicadores clave que contribuyen a una vida saludable son los siguientes: peso normal al nacer, atención médica preventiva desde una edad muy temprana y prevención de comportamientos peligrosos y buena salud en la adolescencia y en la edad adulta.

La salud materna y el bienestar infantil colocan a los niños en el camino correcto. Es irónico que los bebés de bajo peso sean una preocupación cuando a la vez Estados Unidos se ocupa de la obesidad entre los niños y adultos; sin embargo, el bajo peso al nacer (5 libras, 8 onzas o menos) puede originar problemas en el desarrollo futuro.

La cantidad de bebés con bajo peso al nacer aumentó durante los últimos 10 años, a un 8.2%, según el Centro nacional de estadísticas de la salud (National Center on Health Statistics). Eso sería 1 de cada 12 bebés. Entre las tantas causas de no tener un peso adecuado al nacer (nutrición deficiente de la mujer embarazada, embarazos de adolescentes, consumo de tabaco y sustancias, y falta de atención prenatal) se encuentran los factores prevenibles que pueden abordarse a nivel de la comunidad.

La cobertura de atención médica para niños aumenta las probabilidades de recibir atención médica preventiva (como vacunas, exámenes médicos y tratamiento que no sean de emergencia).
Los niños con seguro médico tienen más probabilidades de recibir atención regular. El porcentaje de niños con cobertura médica ha aumentado levemente; sin embargo, los datos de la encuesta Current Population Survey de la Oficina de censos de EE. UU. demuestra que casi el 12% (uno de cada ocho) de los niños de Estados Unidos aún no tienen esta cobertura.

La salud de los jóvenes y adultos de Estados Unidos también es una preocupación seria. Si se observan los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, sólo un poco más de un tercio de los jóvenes de 9.º a 12.º años y un tercio de los adultos pueden considerarse saludables, estos cálculos son iguales en el caso de los jóvenes y se agravan en el caso de los adultos en comparación con los cálculos de la década pasada. Por esta razón, aumentar la cantidad de jóvenes y adultos saludables es nuestro tercer objetivo para promover el bien de todas las personas.